Construí un buen pitch para inversores en tres pasos


Preparar la presentación de tu proyecto es fundamental para que el emprendimiento sea exitoso.


¿Cuántas buenas ideas nunca vieron la luz porque fallaron en comunicar su propuesta? Preparar la presentación de tu proyecto -el pitch- es fundamental para que el emprendimiento sea exitoso: lo que transmitas a tus potenciales inversores o incubadoras y la manera en la que lo hagas marca la diferencia.


Más allá del famoso concepto de elevator pitch -que se asocia a dos minutos de conversación eficaz y persuasiva con un empresario en el ascensor-, lo cierto es que construir un mensaje sólido implica mucho más que la oratoria.


¡Pensá como inversor! Te proponemos tres pasos para que te prepares y estés listo para responder las preguntas que seguro van a hacerte.


1. Creá un tablero de tu emprendimiento


Llamado investment deck en inglés, es una herramienta para que el inversor pueda tener a mano un resumen de tu propuesta. Date tiempo y trabajalo como checklist. Prepará respuestas para cada punto, seguro las vas a necesitar.


Los elementos básicos son:

  • Tagline: definí la visión y el propósito de tu emprendimiento en una sola línea.
  • Problema: describí la frustración que hoy tiene tu usuario o cliente y cómo lo enfrenta.
  • Solución: mostrá tu propuesta de valor y cómo va a hacer que la vida de tu cliente o usuario sea más fácil.
  • ¿El tiempo es hoy?: explicá qué tendencias acompañan tu propuesta y hacen que sea válida hoy.
  • Tamaño del mercado: contá cuál es el mercado total (TAM), cuál es el mercado que podés alcanzar vos (SAM) y cuál es tu mercado target (SOM).
  • Competencia: enumerá a tus competidores y explicá por qué sos diferente.
  • Hoja de ruta: describí las características clave y cómo planeás que tu producto o servicio evolucione. El plan debe ser ambicioso pero también factible.
  • Tracción: detallá las etapas de uso -identificá quiénes son los early adopters- y las métricas de engagement.
  • Monetización: explicá cuál es el modelo de ganancias, ventas, precios y distribución.
  • Equipo: anotá quiénes son los fundadores y los integrantes del equipo. También es importante cómo se conocieron.
  • Finanzas: incluí el estado de pérdidas y ganancias, balance, entre otros.
  • Próximos pasos: sumá cuáles son los planes a futuro.

¿Cuál es tu objetivo y el mensaje clave que querés transmitir?


2. Pensá qué forma le vas a dar a tu pitch


No todos son iguales. De hecho, puede tener duraciones y formatos diferentes:

  • De alto nivel (5 segundos).
  • Elevator pitch (1-2 minutos).
  • De escenario (4-6 minutos).
  • Largo (20 min).


Como se ve, diferentes factores impactan sobre el pitch: el interlocutor (vos), la audiencia (tus potenciales inversores) y el contexto en el que se transmite son clave. Pensá muy bien a quién le estás hablando y cuál es la mejor manera de captar su atención.


3. ¡Contá tu historia!


Recién cuando hayas trabajado tu tablero y decidido qué formato y duración querés que tu pitch tenga podés pensar en el discurso.


Un consejo: empezá siempre por el final. ¿Cuál es tu objetivo y el mensaje clave que querés transmitir? Todo lo que digas y hagas tiene que llevarte hacia ese lugar. Cuando lo tengas identificado, empezá a sumar elementos: asegurate de que sí o sí la historia tenga una progresión lógica, incluí referencias, validaciones y metáforas bien visuales. Descartá aquellas cosas que no creés, que no entendés e inconsistencias. Una estructura posible es:

  • QUÉ (cuál es el problema)
  • QUÉ (cuál es la solución que proponés)
  • CÓMO (demo)
  • POR QUÉ, CUÁNDO, DÓNDE (cómo te diferenciás, calendario de acción, presupuesto y KPIs)
  • QUIÉN (el equipo)
  • RESUMEN (en una línea)


Para construir un pitch sólido, lo primero que tenés que hacer antes de escribir el discurso (y mucho antes de practicarlo) es poner la mesa todo lo que necesitás de tu emprendimiento. Con toda esa información consolidada, construí un mensaje poderoso. Cuando llegue el momento de presentarlo, no te enfoques en lo que vos querés decir, sino en lo que tu audiencia necesita saber. Ofrecer un buen pitch no es suerte, es diseño y construcción. ¡Es hora de trabajarlo!



Fuente: Buenos Negocios

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *