Lección de Liderazgo: El valor del reconocimiento


Periodista: ¿Qué se siente Leo?

Leonardo DiCaprio: Se siente realmente maravilloso. No puedo estar más agradecido.


Después de haber sido nominado unas 5 veces, ganó el Oscar en la categoría como mejor actor por la película «El Renacido». Los que pudimos ver la ceremonia, notamos que ha sido genuina su alegría.


Pero me gustaría detenerme brevemente para analizar su situación. Repasemos un poco el contexto: Romeo y Julieta, Titanic, Atrápame si puedes, Los infiltrados, Inception, La isla siniestra, Gangs de Nueva York, El aviador, El Lobo de Wall Street…la lista de éxitos cinematográficos es impresionante. Gracias a estos éxitos, se ha vuelto un hombre multimillonario. Como ya ni sabe que hacer con su dinero, se ha comprado una isla en el Caribe y ha donado más de 30 millones de dólares para crear su propia fundación ambientalista. A esto le podemos sumar que desde hace 20 años es uno de los hombres más preciados de todo el mundo. Dentro de su amplia lista de conquistas podemos incluir por ejemplo a Gisele Bündchen, la modelo mejor paga del mundo, que en Argentina conocemos por ser la imagen de Falabella. Pero más allá de las mujeres, su red de contactos le une a las celebridades más prestigiosas del mundo de la política y negocios.


Cualquiera en su sano juicio podría decir que a Leonardo DiCaprio no le han faltado reconocimientos. Sin embargo, faltaba uno. El que la Academia (de dudoso criterio para elegir a los premiados) diga que él es el mejor actor del año.


Lo que me llama más aún la atención es que casi todo el mundo del espectáculo sentía que él lo merecía. No había dudas, debía ganarlo. Nadie dudaba de que era un gran actor. Pero el reconocimiento público y «oficial» hizo toda la diferencia.

Si este es el efecto que puede producir en Leonardo DiCaprio, imagemos en el resto. El reconocimiento es clave para la motivación de las personas.


Los líderes deben reconocer a su gente. Cuantas veces sea posible, siempre que sea auténtico. La gente, según Abraham Maslow, lo necesita. Y yo creo que es verdad…queramos o no, la mayoría lo pide a gritos.



Fuente: Líder Se Hace

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *