Las 3 herramientas para convertirse en un líder resiliente


En un contexto tan complejo y cambiante como el que atravesamos, es importante poder trabajar en un líder comprometido y resilientes.


El término resiliencia es la capacidad que tenemos todas las personas para poder reponernos de situaciones adversas. Por lo general se lo relaciona con cuestiones más bien traumáticas. Pero hoy en día, estando en un contexto tan complejo y cambiante como el que atravesamos, es importante poder trabajar en un líder comprometido y resiliente.


Herramientas para que un líder sea resiliente. Hay tres aspectos a tener en cuenta para ello:


1) ACTITUD FRENTE A SITUACIONES ADVERSAS


Rol de víctima frente a las situaciones:


Es la actitud frente a las circunstancias (Es el cómo nos paramos, como líderes ,ante situaciones adversas)


Como ejemplo: ¿Qué sucede cuando estamos trabajando en un proceso super importante donde se invirtió tiempo, energía y de repente algo sale mal, ya sea la presentación o cualquier otro inconveniente?


Generalmente se adopta alguna de estas dos posturas:


O, nos ponemos en el rol de víctimas culpando a todo y todos, al entorno, al equipo, a las circunstancias …diciendo que uno no tuvo injerencia en el resultado sino que el mismo lo sobrepasó, no pudiendo hacer nada. De esta manera nos aparecen miedos, temores y angustias.


Rol protagónico frente a las situaciones (Líder Resiliente):


En donde decimos: las cosas no salieron como esperaba… ver donde nos equivocamos sus causas y cómo puedo superar esto para una próxima vez que me suceda. Me rearmo y también a mi equipo para poder trabajar tomando al error como algo constructivo.


2) AUTOCONOCIMIENTO


Significa rever cómo estamos como líderes gestionando a nuestro equipo, cómo es nuestra comunicación con él, si somos claros, si acompaño a mis colaboradores en sus emociones y poder “leerlos” dándoles más energía, si pasan por momentos de decaimiento, reenfocándolos. A manera de ejemplo seria dándoles una actividad concreta para que la trabajen y así sacarles esa carga emocional, enfocándolos en un objetivo concreto, dando lo mejor de sí mismos.


3) COMPARTIR SU APRENDIZAJE


Es importante como líder tener reuniones de cierre de semana con tu equipo haciendo un balance de que se aprendió, que cosas salieron bien o mal y que se debe mejorar.


No todos los líderes tendrán el mismo estilo de liderazgo (y tampoco tienen por qué tenerlo). La diferencia de liderar un equipo genera trabajo de calidad. Pero estas características clave siempre deberían ser coherentes con tu estilo y deberían ponerse en práctica constantemente.


Al seguir aprendiendo, adaptándote, asumiendo riesgos y haciendo gala de optimismo y determinación, puedes asegurarte de llevar adelante un liderazgo más eficaz y positivo, que tu equipo imitará.



Fuente: Ámbito

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *